Ruche hiver
Ruche hiver
Ayuda a tus abejas para la invernadaNutriciónVarroa

¿Están tus abejas preparadas para el invierno?

A diferencia de las abejas silvestres, las colonias de abejas melíferas de nuestras colmenas no hibernan. Se reúnen dentro de la colmena, formando una piña, y concentran sus reservas y energía con el fin de mantener la temperatura de la colonia.

Los meses de invierno pueden ser difíciles. Las bajas temperaturas, el confinamiento y la falta de recursos de néctar y polen pueden dar lugar a altas tasas de mortalidad de invierno. Las colonias debilitadas por varroa también tendrán dificultades para pasar el invierno, o recuperarse una vez que el clima mejore.

Nuestro equipo ha preparado esta breve guía de las principales cuestiones que deben plantearse en la preparación de sus colmenas para el invierno.

1- Seguir una dieta de invierno

Una gran cantidad de hidratos de carbono:

La cosecha de miel priva a las abejas de una parte importante de sus reservas. Las abejas necesitan estas reservas de alimentos para sobrevivir hasta la primavera, y en particular para asegurar que la colonia se recupere correctamente. El consumo de primavera (entre marzo y abril) puede exceder incluso el consumo de invierno, y las reservas pueden menguar rápidamente cuando se reanude la temporada de la apicultura. Por tanto, es importante vigilar de cerca el peso de las colmenas al final del invierno. Entre finales de septiembre y principios de mayo, las colonias generalmente necesitan entre 15 y 25 kg de provisiones para pasar el invierno, y uno o dos marcos de polen.

La nutrición a base de jarabe se recomienda para las regiones y los períodos en los que las temperaturas no caen por debajo de 15°C durante el día. Después de la cosecha, se puede proporcionar un jarabe como suplemento, en dosis pequeñas y regulares, para estimular la puesta de huevos y asegurarse que los racimos de abejas son lo suficientemente grandes para sobrevivir el invierno. Un jarabe más denso se puede proporcionar a continuación, durante el invierno, para complementar las reservas y reducir la probabilidad de puesta de huevos.

En las regiones más frías, los apicultores optan por las pastillas de azúcar (dulces) durante el invierno. Las pastillas de azúcar tienen la ventaja de reducir la condensación de humedad dentro de la colmena. La humedad provoca que la pastilla de azúcar se disuelva, lo que la hace accesible para que las abejas puedan consumirla. Reducir el nivel de humedad también disminuye la probabilidad de formación de mohos y patógenos, que pueden ser perjudiciales para el equilibrio intestinal de las abejas (riesgo de Nosema).

Además, cuando las temperaturas son más bajas, las abejas dejan de salir de la colmena en busca de comida. Las pastillas de azúcar se pueden colocar directamente en los bastidores, con el alimentador al revés, lo que permite a las abejas permanecer en el interior de la colmena.

Algunas proteínas

Las abejas también necesitan proteínas, que se proporcionan en el mejor de los casos, por las reservas de polen. El polen es esencial para la vitalidad de la colonia: permite a los apicultores obtener colonias con un tamaño suficiente de abejas para la invernada y dota a las abejas de suficiente energía para mantener caliente el grupo durante el invierno. Para suplir la carencia de mitad de temporada, puede ser útil proporcionar suplementos de proteína en el otoño. Los apicultores pueden hacer fácilmente una “pasta de proteína” para conseguir este propósito.

Un cóctel de vitaminas

Los suplementos alimenticios pueden ayudar a fortalecer las colonias justo antes del invierno. Pueden considerarse como un “seguro”, en caso de que la calidad de las reservas sea insuficiente. En los años buenos, usted no notará una gran diferencia … pero en años malos, pueden servir como un apoyo para ayudar a que sus colonias sobrevivan durante el invierno.

2- Medir la infestación de varroa y tratarlo correctamente

Recomendamos (¡al igual que otros!) que comience el tratamiento de sus colmenas contra varroa, tan pronto como la cosecha haya terminado con el fin de prevenir los efectos nocivos de la varroa, cuando las abejas de invierno emergen (durante el otoño).

El tratamiento post-cosecha es el más importante del año. Por lo tanto, debe ser muy eficaz, sin dejar de ser tan seguro para las abejas, el apicultor y el consumidor de miel, como sea posible. Para comprobar la eficacia del tratamiento y medir el nivel de infestación, los apicultores deben llevar a cabo al menos dos visitas de seguimiento durante este período, antes y después del tratamiento al final de la temporada apícola. De esta manera se puede identificar rápidamente si el tratamiento no fue lo suficientemente eficaz, o si el nivel de infestación era demasiado alto al inicio del tratamiento. En ese caso, puede ser necesario administrar un tratamiento de invierno (ácido oxálico) para reducir la presión de varroa y asegurarse de que sus colonias empiezan con el pie derecho en la siguiente primavera.

Para obtener la estimación más precisa posible, de la forma más rápida, usted puede contar con Varroa EasyCheck para controlar sus niveles de infestación.

3- Preparación de la colmena para el invierno: ¡cubierta, pero no demasiado!

Al igual que nuestros hogares, las colmenas deben estar bien ventiladas tanto en verano como en invierno. La falta de ventilación genera un frío húmedo, lo que puede comprometer la salud de la colonia (favoreciendo el desarrollo de patógenos que causan problemas digestivos). Cuando se acerca el invierno, las propias abejas sellan las aberturas no deseadas con propóleos. La colonia, genera la piña invernal, y mantiene la colmena a una temperatura constante de 20°C, gracias a los movimientos de las abejas. Sin embargo, las abejas no sólo generan calor: también respiran, produciendo humedad que hay que poder eliminar. Si está demasiado bien sellada la colmena, la humedad no puede salir. La condensación en la tapa de la colmena puede indicar esto. En algunos climas es necesario envolver las colmenas durante el invierno, con tapas especialmente diseñadas, pero estas cubiertas no son necesarias para los inviernos más suaves. En todos los casos, una abertura de ventilación debe estar siempre presente.

Además de una buena ventilación, puede que sea necesario proteger la colmena con las medidas de prevención para ratones: reduciendo la entrada o colocando cuchillas de disuasión a la entrada de la colmena.

4- Mantener un ojo en sus colonias

En invierno, los apicultores deben abrir sus colmenas lo menos posible con el fin de evitar la exposición de las abejas a la intemperie. Con menor frecuencia de visitas, es difícil detectar rápidamente las señales de advertencia. Las abejas pueden estar faltas de reservas, tener una infestación importante de varroa (incluso después del tratamiento invernal), sufrir una mala ventilación … estos son los signos de una colonia en situación de riesgo, que requieren acciones correctivas urgentes.

Para que pueda estar informado directamente en el caso de una anomalía, sus colmenas pueden estar equipadas con sensores conectados que miden constantemente el nivel de temperatura y humedad dentro de la colmena. De este modo es posible advertir de forma inmediata si una colmena está sufriendo y necesita ayuda, incluso sin necesidad de abrirla. A continuación, puede tomar rápidamente medidas para salvarla.

VTP-39-ES-N01-03/20