Beekeeping checking a frame from a hive
Beekeeping checking a frame from a hive
Lucha contra la varroaVarroa

La primavera en sus colonias de abejas – ¡Ponga una base sólida para una temporada saludable!

A medida que los días se alargan y todos esperamos deseosos esos rayos de sol adicionales, no somos los únicos que desean estirar las piernas y ponerse en forma para la temporada de calor. Tus abejas también están “estirando sus antenas”, por así decirlo, para prepararse para el crecimiento de la colmena nuevamente. Comienza la puesta y en cuanto se produzca la primera floración y el polen y el néctar estén disponibles, las abejas pecoreadoras empezarán a volar para recoger los nutrientes tan necesarios para la colonia.

Aunque puede que la varroa no sea lo primero que le venga a la cabeza cuando revise sus abejas después de los largos meses de invierno, esta época del año le ofrece una oportunidad que no volverá a presentarse hasta el siguiente tratamiento de invierno, a finales de año. Muchos de nosotros empezamos el año nuevo con nuevos propósitos, considerando los cambios que nos gustaría implementar, la limpieza, la renovación o la mejora de cosas en nuestras vidas, nuestros hogares o sobre nosotros mismos. Como apicultores, la gestión de las colmenas, la salud y la nutrición de las abejas y los objetivos económicos para la próxima temporada son probablemente algunos de los temas de nuestros propósitos de Año Nuevo.

Una forma de hacer realidad esos propósitos bien intencionados y de mejorar la salud de las abejas melíferas a principios de la temporada, es empezar a considerar los tratamientos contra la varroa tan pronto como se planifique la primera visita a los colmenares. Sabemos que la cantidad de cría de abeja en nuestras colonias aumentará en las próximas semanas y meses.1 También sabemos que el desarrollo de la población de varroa va un poco por detrás del desarrollo de la cría de abejas, lo que tiene mucho sentido, ya que los ácaros de la varroa necesitan la presencia de cría de abejas para poder reproducirse.1 Este hecho, sumado a los bajos números de monitoreo estacionales, puede llevar a los apicultores a pensar: Si no se ve, no se piensa. Es decir, mientras no haya una infestación significativa de varroa en las colmenas, ¿por qué pensar en tratamientos contra la varroa?

Si bien es cierto que no es oportuno ni rentable tratar contra los ácaros de la varroa con demasiada frecuencia o con una carga de ácaros (casi) cero (¡Pssst! Nunca es realmente “cero”…), el tratamiento a principios de la primavera le ofrece la oportunidad de reducir la presión viral y de ácaros de varroa en sus colonias desde el principio. Los apicultores a menudo se centran en el tratamiento de finales de verano u otoño, y con razón. Los recuentos de ácaros de varroa después de la cosecha de miel son elevados1, los umbrales de tratamiento han disminuido constantemente en los últimos años, y el momento del tratamiento se ha convertido en una cuestión de supervivencia de la colonia después del verano. Sin embargo, es precisamente la falta de cría de abejas la que ofrece la oportunidad de un tratamiento más rápido y eficaz a principios de la primavera, antes del primer flujo de miel.

La mayoría de los miticidas se dirigen a los ácaros de la varroa cuando están adheridos como hospedadores a las abejas adultas y, por tanto, expuestos abiertamente a cualquier tratamiento potencial. Los ácaros en la cría operculada no pueden ser alcanzados hasta que emergen de la celda de cría. Por lo tanto, no le sorprenderá que los tratamientos sean más eficaces cuanto menos ácaros se “escondan” en las celdas de cría de las abejas. El ejemplo ideal de esto es el tratamiento invernal con ácido oxálico en colonias completamente libres de cría, unas semanas después de las primeras heladas.

Aunque la cría de abejas ya empieza a crecer en primavera, la cantidad total de cría presente en las colmenas antes del primer flujo de miel es lo suficientemente baja como para garantizar las condiciones ideales para una limpieza eficaz y completa1, reduciendo la carga de ácaros antes de la temporada de miel de forma significativa. Un tratamiento contra la varroa aplicado a tiempo antes de montar las alzas de miel por primera vez en primavera, garantiza una menor tasa de infestación a lo largo de la temporada. Asegúrese de seleccionar un tratamiento que pueda utilizarse con temperaturas más frescas durante el tratamiento de primavera, sin perjudicar la eficacia.

Sus colonias le agradecerán la reducción del número de ácaros durante toda la temporada y algunos beneficios adicionales para la salud de la colonia.

Referencias:
1 – Alexis L. Beaurepaire, Klemens J. Krieger and Robin F.A. Moritz – Seasonal cycle of inbreeding and recombination of the parasitic mite Varroa destructor in honeybee colonies and its implications for the selection of acaricide resistance – 2017

APV-116-ES-N01-01/22